jueves, 24 de noviembre de 2016

Tempi felice




Lo mejor de un desayuno es con quien lo compartes, si estás de vacaciones, en otro país, y en un lugar tranquilo y bello, lo hace especial, e inolvidable. 
Y así lo fue.


Lago Patria
Nápoles


Tengo la suerte de seguir disfrutando desayunos con las personas que quiero, porque entre café y tostadas, compartimos confidencias, ilusiones, experiencias, cotilleos y risas.




Como diría un italiano "Tempi felice".


Lola

1 comentario:

  1. Así es. A mí, cuando más me gustan los desayunos es cuando viajo. Son momentos realmente agradables pues, entre tostada y tostada, la fruta y los dulces, planificas el resto del día, dónde irás, qué descubrirás, qué sorpresas te tiene reservado el día. Si el día comienza con un desayuno apetecible, las cosas sólo pueden ir a mejor, aunque luego las expectativas quizá no se cumplan :)

    Un beso y feliz viernes lluvioso, Loli.

    ResponderEliminar