viernes, 2 de diciembre de 2016

Notas de una vida



Miraba a través de la ventana a que aparecieras, y cuando llegabas alzabas tu mirada hacia arriba, buscando mi presencia. 

Tu sonrisa me llenaba de alegría, y tras mirar mi aspecto en el espejo, me apresuraba a abrir la puerta, para envolverte en un abrazo.


Disfrutábamos del almuerzo, charlatanes y hambrientos, contando lo ocurrido en esas horas de ausencia y planeábamos que hacer en el resto de horas juntos.

Hubo tardes de cafés y compras, de sol y paseos junto al mar, de lluvia y sofá rebujados bajo una manta.

Tardes de largas conversaciones, de proyectos por realizar, de ilusiones cumplidas.

El Vesubio
Nápoles

Las noches estaban para soñar, besos, caricias y abrazos bajo una luna de pasión y un cielo de amor que no tenía fin.

Cuantas horas vividas, en un mundo ideal creado por los dos.

Y así, pasábamos día tras día envueltos en una dicha, donde nada ensombrecía la luz que daba la felicidad.


Lola

Amores acabados





Amores que quedaron atrás
Recuerdos que se desvanecen 
Perdidos en el tiempo
De un pasado que no volverá

No lo busques
No sueñes con él
Ya no queda nada 
Lo que se fue, no regresará
Solo decir adiós
A ese amor que ya no está.

Lola

jueves, 24 de noviembre de 2016

La elección de un nombre



 Juan y Lola

Siempre pensé, porque así mi madre me lo contó, que la elección de mi nombre al nacer fue algo indecisa.

En principio, quisieron ponerme Purificación, así se llamaba mi abuela materna, pero ella se negó, no quería que ninguna de sus nietas, se llamara como ella. También salió el nombre de Eva. La razón de porqué ese nombre lo desconocía, al final, mi madre decició llamarme como ella, Dolores.

Dolores, Lola, Lolita, Loli, variedades sí tiene mi nombre, y según quién, así me llaman.

Esta mañana hablando de nombres femeninos, mi madre, mi hija y yo, (mi madre cambió de versión) al hacer referencia al tema de mi nombre, resulta, que no fui yo con quién hubo controversia a la hora de elegir nombre al nacer, si no mi hermana.


Mari Carmen

Purificación, no, porque según mi abuela, ella había tenido muy mala vida, y supersticiosamente pensaba que al llevar su nombre le sucedería lo mismo.

Quisieron ponerle Eva, por una tía de mi madre, mujer de su tío Juan, hermano de mi abuela Pura, que se fue a las Américas, concretamente a Nueva Orleans.

Su querida tía Eva, que solo conocieron por fotografías y por cartas, que le enviaba vestidos para las fiestas de la Virgen del Carmen, y que también le compró su vestido de novia.

María del Carmen, así se llama mi hermana, un nombre que siempre me ha parecido precioso y decidieron ponerselo, simplemente, porque sí, porque les gustaba.

Lola

Tempi felice




Lo mejor de un desayuno es con quien lo compartes, si estás de vacaciones, en otro país, y en un lugar tranquilo y bello, lo hace especial, e inolvidable. 
Y así lo fue.


Lago Patria
Nápoles


Tengo la suerte de seguir disfrutando desayunos con las personas que quiero, porque entre café y tostadas, compartimos confidencias, ilusiones, experiencias, cotilleos y risas.




Como diría un italiano "Tempi felice".


Lola

jueves, 17 de noviembre de 2016

El colorido de un puerto




Puerto de Ferrol
La Coruña

Todos los puertos me recuerdan al Puerto de Motril, a esos veranos en casa de mis padres, en la barriada de Santa Adela, y a los paseos al puerto pesquero.

La belleza y el olor de las madreselvas, que asomaban por los muros de las casas vecinas, al ir hacía allí.

La entrada del puerto, y su paseo de palmeras. El club Naútico y su puerto deportivo.

Aquellos jardinillos con sus bancos de piedra, donde palmeras y pinos daban sombra y los geranios rojos alegraban la vista.



Las barquitas con grandes faroles, que se mecían en el agua, y los cangrejos que salían de las rocas a tomar el sol.

El puerto comercial con sus enormes grúas y la farola en cruz de la escalera real.

El puerto pesquero era un hervidero de vida. 

Los barcos que llegaban de faenar cargados de pescado, y los que salían a la pesca nocturna. 



Las gaviotas revoloteando bulliciosas al olor del pescado y la lonja donde llevaban las cajas de pescado para su venta.

Los colores de los barcos, las redes de pesca, y los destellos de la luz del faro al caer la tarde.

Lola

lunes, 14 de noviembre de 2016

La belleza del otoño

Parque "Doña Sofía"
Ferrol, La Coruña.

Comenzaba el otoño bajo un cielo gris y una lluvia calma y silenciosa le daba la bienvenida.

Yo buscaba esa imagen que reflejara la estación y paseé bajo los árboles, buscando el cambio de color de las hojas de alguno de ellos.

El verdor imperaba en la mayoría, y tan solo éste vestía de otoño.
Una bella imagen para el recuerdo.

Lola