martes, 29 de enero de 2013

El amanecer de un lunes apacible

.


Empezar un lunes, librando en el trabajo, puede que para la mayoría sea poco habitual, pero es algo normal para mí. Mis días libres pueden ser cualquier día de la semana, y los acojo como se merecen, días de descanso,  días de hacer lo que no puedo en otros días, o para dedicarlos a mí y a mi familia.

Vi amanecer cuando mi hija se iba a la universidad. A mi izquierda se veía la claridad de los primeros rayos de sol, a mi derecha, aún lucía una luna llena, brillante y hermosa.

Comencé el día, después de una ducha y un buen desayuno, acompañando a mi madre al médico. De regreso, fuimos paseando por la calle real, a un paso tranquilo, al suyo, al que me gustó ir, cogidas del brazo, disfrutando de la mañana, de su buena temperatura, del placer de una buena conversación, de encontrarnos con otros viandantes.

Entramos en un comercio para ver telas, un placer olvidado, cuánto tiempo sin pasar mis manos por ellas... Nadamos en un mar de colores, de texturas, tocamos e imaginamos. Mi madre vistió el salón con cortinas nuevas y le hizo una funda al sofá, se hizo una batita fresquita de lunares, para el verano, y yo mientras tanto imaginaba qué podía hacerme con un estampado de leopardo, que tanto nos gusta a mi hija y a mí. Quedamos en que la próxima vez haríamos nuestro deseos realidad.  

Lola

4 comentarios:

  1. Ya me hubiera gustado acompañaros en ese paseo, ya... Hubiera sido fantástico.

    Ya he hablado esta tarde un buen rato con mamá. Me encanta escuchar su voz cantarina. Y espero poder hacerlo durante muchos años.

    Un beso y buenas noches, hermana.

    ResponderEliminar
  2. Una apacible mañana, bonita imagen, dulce compañía y esos sueños de tela... que ojalá puedan tomar la forma que gustan.
    Es lindo deleitarse con las cosas sencillas que nos regalan los días... y disfrutar con nuestras madres, es algo que llena el alma.
    Besos y linda semana!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  3. el ver amanecer,el cafe mañanero,el ir a la compra sin prisas o el gentio de la mereria o de la tienda de telas....la tipica pregunta muchacha que vale el metro doble ancho de esta tela?,me llegara? ,como quieres hacerlo.....etc..,realmente me gustaba ese ambiente,hay cosas que se echan de menos, es verdad ,un saludo

    ResponderEliminar
  4. Toda una mañana, placentera, sí: un desayuno tranquilo, un paseo agradable, un ambienmte distendido, una charla apacible, disfrutar simplemente entrando en cualquier comercio... Esas cosas tan a la mano, que tantas veces no hacemos sin saber porqué, y que tanto se hecha de menos cuando se lleva tiempo sin hacer.

    Un saludo, Lola.

    ResponderEliminar