martes, 13 de septiembre de 2011

La familia pingüino


 ***


Como todas las mañanas, después de un buen aseo y un buen desayuno, la familia  pingüino salía a tomar el sol. Se ponían todos en fila, porque ellos eran muy ordenados, nada de amontonarse, no, y así podían ver cómo iban llegando unos - no sabían de qué especie - animales que todos los días pasaban por allí.

Unos eran altos y otros eran pequeños. Los había gordos y más delgados. Algunos más jovenes y otros más viejos. Pero todos, todos, eran igual de escandalosos.


- Venga, venga, al agua, al agua, vamos, vamos... 

Llevaban una especie de piedra pequeña y rectangular, que podía ser de varios colores, negra, blanca o rosa... con la que se acercaban a sus cabezas, y después de unos segundos, salía un destello y un ruido, que sonaba a  un  click. 

Los pingüinos se divertían al ver aquellos animales tan curiosos, hasta que se cansaban de escuchar tanto jaleo y se iban a bañar. Eso sí, uno a uno, y luego vuelta a la fila, porque ellos eran muy ordenados...

Lola

4 comentarios:

  1. Realmente fué divertido y verídico, puesto que,mientras tomaba estas imágenes, había una familia, al lado nuestro, con cuatro chiquillos y la madre, gritaba a los pingüinos, " Vamos al agua, al agua... ", ellos, con su andar torpe, nos miraban, con la misma curiosidad que nosotros a ellos

    Un beso

    Gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Lola, te volveré a poner las fotos, con tu nombre. No sé cómo se me ha pasado.

    Un beso, hermana.

    Mari

    ResponderEliminar
  3. Qué divertida entrada. Podría ser un cuento para niños. Y para no tan niños. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  4. Yo los vi en santander y siembre digo son unos bichos raros rarosssssssssss, un abrazo

    ResponderEliminar