martes, 26 de noviembre de 2013

Este jueves: Cementerios





Rosalinda nació en el cementerio de su pueblo, en una tarde soleada y fría de diciembre, así como no queriendo perderse el entierro del tío Frasquito.

Entre nicho y nicho, lágrimas y lamentos, su madre rompió aguas. Todo ocurrió tan rápido que sólo hubo tiempo de dejarla caer sobre la lápida del panteón más cercano.

La caja del muerto en el suelo y todos los asistentes alrededor de la parturienta, pues ninguno de ellos quería perderse tal acontecimiento.

Al mando de la chacha Faustina, y en casi tres achuchones, como quien dice, la niña vino al mundo. Sobraron abrigos para arrullar a la recien nacida. Todo eran felicitaciones para la joven madre y casi olvidaron el motivo por el cual estaban allí.

No hubo un entierro más feliz que el del tío Frasquito, porque como dice el refrán, el muerto al hoyo y el vivo al bollo. 

Lola

24 comentarios:

  1. Hola, hermanita. Vaya, no se me había ocurrido que alguien pudiera nacer en un cementerio, en un entierro, pero ¿por qué no? Me ha gustado mucho tu relato, guapa.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Un hecho luctuoson se convirtió en otro muy dichoso. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien lo has narrado, una historia grande en pocas palabras. El nacimiento y la muerte, los dos momentos que marcan la vida. Realmente fue un entierro muy feliz.
    Me ha gustado mucho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Excelente. Te has cocinado un relato ágil en la forma de decir y con una moraleja que contrapone los dos polos de la existencia: en el camposanto, la vida ha visto la luz. GENIAL!!!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Realidad mágica sudamericana, talmente... Muy ingenioso, Lola.

    ResponderEliminar
  6. Tu relato me ha parevido genial, jocoso, divertido, satírico. Que momentazo!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gran metáfora de la vida, de la irreverente e inesperada vida. Genial relato.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno!!
    Mi abuela siempre decía: "cuesta mucho trabajo nacer y cuesta mucho trabajo morir", me lo has recordado con tu relato, en tu caso el parto fue fácil y rápido :)
    Muy divertido!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Como la vida misma es tu relato Lola. ¡muy bueno!

    ResponderEliminar
  10. Burla burlando , acabas de dar una brillante lección, con una prosa sencilla y plena de humor, de lo que es la vida..
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un relato divertido y alegre en contraposición con la tristeza que supone la muerte de un ser querido. Los dos momentos más cruciales de la vida de una persona juntos, qué buena idea has tenido.
    Muchas gracias por participar.Un beso

    ResponderEliminar
  12. jajajaja, divertido, ágil, con una rapidez literaria que resulta muy amena. Me gustó. Felicidades

    ResponderEliminar
  13. Dentro de todo una linda historia! (más allá del adiós al tío Frasquito) pues, un nacimiento siempre es una celebración, haya nacido donde haya nacido. Me ha gustado mucho!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Qué lugar para nacer! Pero obviamente ciertas cosas no siempre pueden preverse, y este ha sido un funeral de lo más atípico. Imagino que tío Frasquito estaría feliz, viendo como se daba el nacimiento, y como la muerte y la vida se toman de la mano, pues en definitiva, es una cadena permanente, unos se van y otros llegan. Un lindísimo relato, ameno y divertido a pesar de las circunstancias!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. La vida y la muerte tan cercanas, que paradoja del destino.
    Muy original tu relato, me encantó.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Aaaaaahhh !!!!
    que bello me ha encantado y me ha llenado de felicidad, me ha hecho recordar algunas cosillas quizás sobre naturales que me han paso por ahí justo cuando mi Tío Andres falleció y mi prima estaba embarazada

    ResponderEliminar
  17. Como dice tu relato la vida sigue, una muerte, una nueva vida, así funciona. Muy lindo. Besote

    ResponderEliminar
  18. Lola genial este relato. Corto y contundente, la vida y la muerte enfrentadas, pero la primera ganó, todo lo llenó de felicidad, con la llegada de esa niña.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. jejeje ingeniosa manera de dar un vuelco en cuanto al clima tenebroso del tema propuesto. La muerte y el nacimiento, tan opuestos, tan atados, tan complementarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Pues se cumplió bien el dicho! Se vieron las caras la vida y la muerte aquel día,
    y como tiene que ser triunfo la alegría de la recién llegada.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  21. Le has dado un giro tan ameno, divertido y tierno, que yo tampoco me hubiese querido perder el entierro del Tío Frasquito. Original tu impronta!!!
    (La ambientación navideña de tu portada, una delicia)

    besos

    ResponderEliminar
  22. Muy original tu enfoque. Nacer así debe imprimir carácter, desde luego; además de que bien pensado, el tio Fraquito puede sentirse orgulloso, dejar el mundo dejando una nueva vida es la mejor manera que se me ocurre de hacerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Lola. Me gustaría comunicarme contigo. Mi mail: elbalcondecas@gmail.com

    ya te cuento...gracias

    ResponderEliminar