miércoles, 8 de mayo de 2013

Paseando por el sendero

.
Ya estamos a mediados de la primavera, con temperaturas casi de verano, con su cambio de hora. ya quedaron atrás tantos días de lluvia. Un tiempo que invita a pasear, bien sea por el campo, la playa o el centro de la ciudad.
 


El sendero es el Co del Carrasco. Es uno de mis paseos preferidos. Comienzo mi recorrido, de tres kilómetros y medio, aislada del mundo por mis auriculares. Por un momento, al entrar, pienso... es demasiado largo, pero una vez andados los primeros metros, rechazo escuchar mi música. Solamente escucho el sonido de mis pasos, o los de algún viandante o ciclista que pasa a mi lado de cuando en cuando. 



 

Luego me lleno de naturaleza, de aire puro, del piar de los pájaros, del ruido del agua fluyendo. La magia de una barquita mecida por el agua. El verdor de la hierba resaltado con el color de las flores. Compuertas que dejan correr el agua. Gaviotas que planean, observándote. Ruinas de casas a lo lejos... 

Todo un placer para mis sentidos.


 

Lola

4 comentarios:

  1. ¡Quién pudiera estar por ahí, para darnos grandes paseos juntas, hermana! Es una maravilla caminar teniendo el mar al lado, a la vista. Preciosas las fotos. Me encantan las barcas y las margaritas. Son una preciosidad.

    Un beso, guapísima.

    ResponderEliminar
  2. Un par de veces he estado ya por ahí, y es una delicia, sí. Afortunadamente, es un sitio que aún no está nada masificado, y del que se puede disfrutar muy a gusto, embebiéndose del agua, de los pájaros, de las flores,... Y además, ahí mismo, como quien dice, sin necesidad de tener que hacer un grandesplazamiento en coche ni nada parecido.

    Un paseo donde respirar, reflexionar, pensar, ó dejarse llevar, sin más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, guapa, ¿va todo bien? Nosotros estamos bien, afortunadamente. Un beso grande, y espero que el trabajo te sea liviano.

    Besos

    ResponderEliminar