jueves, 29 de noviembre de 2012

Este jueves: A la luz de una vela




Una humilde casa de pescadores, como casi todas las de aquel pueblo de la costa granadina. Una entrada grande, dos habitaciones, con muy pocos muebles, y una cocina muy pequeña. Al fuego, una sopa de pescado,para la cena, a la que le quedaban sus últimos hervores.
Hacía rato que había anochecido, en aquella fría tarde de invierno.
Dolores, la hija mas pequeña, ponía la mesa, mientras sus hermanos, se aseaban, tras llegar de la pesca.
Con sus estómagos llenos y el cuerpo caliente, los hombres se iban a dormir.
Una vez recogida la mesa, y fregados los platos, la niña y su madre se sentaban alrededor del brasero.
A esa hora, como todas las noches, llegaban la Encarnación, la Ascensión y la Matildicas.

-Buenas noches, Purica, vaya noche que hace hoy.

Pura se ponía sus gafas y cogía el libro que había dejado en la canasta de la ropa, Genoveva de Brabante.
Y bajo la luz de un candil, leía dos o tres capítulos, ante el silencio y la mirada atenta de las asistentes.
Hubo muchas noches y muchas historias que contar: El tempranillo, Juan de León o Diego Corrientes.

La pequeña Dolores es mi madre, y Pura era mi abuela, a la cual recuerdo con mucho carácter y una novela entre las manos.

Lola




20 comentarios:

  1. Qué bonitos recuerdos y esas reuniones a la luz de un candil para leer novelas!
    Yo a mi abuelo también le recuerdo siempre con un libro en las manos.
    UN beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la historia. Leyendo alrededor del brasero. Yo tuve muchas noches de esas con mi abuela y mi tía y son de mis mejores recuerdos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Una historia que no podía tener otro resultado que una persona como tú.

    ResponderEliminar
  4. Mi recuerdo de la abuela Pura es ella sentada en una mecedora, leyendo sus novelitas de Corín Tellado, y yo leyendo los tebeos que me dejaban los hermanos mayores de mis amiguitas. Leía mucho la abuela, sí, y creo que mi afición a leer vino al verla a ella tan ensimismada en sus novelas de amor. Supongo que en ellas encontraba lo que en vida apenas tuvo.

    Un abrazo, hermanita. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  5. ¡qué hermosa manera de recordarlas y homenajearlas!
    =)

    ResponderEliminar
  6. Que entrañable manera de recordar a tu madre y a tu abuela, de lecturas a la luz de las velas de los clásicos. Son estos los pequeños momentos que se quedan grabados para siempre en el interior de nuestra memoria. Dificil olvidarlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. no hace falta grandes capitulos, ni cientos de paginas ,para hacer que lo que has echo....trasladarnos alli con tu madre y tu abuela, atentos a la lectura,felicidades muy buen relato

    ResponderEliminar
  8. Una hermosa historia, contada con las palabras justas sin una de más ni una de menos. Se puede imaginar la escena,y sentirla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Historias contadas alrededor de un candil que hacen una historia mas bella, mas entrañable la que nos traes hoy, con el recuerdo de tu madre y abuela.
    Esta es la llama que vive en el corazón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ua historia estupenda, reunirse al la luz de un candil y compartir la lectura es algo que une mucho a través del tiempo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Añoranza de unos tiempos en que la excusa para reunirse eran pequeñas cosas como la lectura compartida a la luz de un candil. Ahora, cuando se reunen cosa que no ocurre con mucha frecuencia, si acaso, es para ver los infumables programas de cotilleo en la tele. Creo que es preferible la autenticidad de aquellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La luz de la vela, parece ser la luz de la memoria. Atrae evocaciones, viejos tiempos y envuelve, como en tu relato, en una calidez melancólica y tierna.
    Besitos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. has hecho un retrato costumbrista de...de putísima madre, qué cullons...¡¡¡¡
    incluso antes de que pusieras eso de que era mamá y abuela, incluso antes de eso, sabía, intuía que debía de ser un recuerdo personal, pues se nota o, al menos a mí me lo trasmite, el hecho de haberlo vivido o sabido de primera mano...
    y sabes, lola, el caso es que no sabría muy bien explicar la causa de dicha intuición...aunque quizá deba de echarle la culpa a que soy de pueblo y a que vivo en pueblo y esas historias me quedan cercanas, no de haberlas visto, pero sí escuchado...incluso visto los ambientes donde se producían. quiero decir que conozco ese tipo de casas...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  14. Que bonitos recuerdos a la luz de un candil. Crecer en un ambiente así deja huella, a la vista está.
    Un abrazo Lola.

    ResponderEliminar
  15. Nos llevas a tiempos en que la vela era necesaria para esa magia de la lectura en grupo, esas mujeres comparten las emociones que surgen de esas páginas que lee Dolores.
    Suscribo lo de Juliano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Una belleza de historia. Entrañable, íntima, que da ganas de sentarse allí, y escuchar.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Situaciones familiares que se hacen necesarias por las costumbre y que ahora se recuerdan con cariño, me encantó este recuerdo que nos traes a la luz de una vela
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Que hermosa lectura, muy entrañable. La mujer que lee y las demás escuchan con atención, es un cuadro que perfectamente podría dibujarlo o pintarlo Mari Carmen

    ResponderEliminar