jueves, 31 de mayo de 2012

Este jueves un relato: En la quietud de la noche



Hubo días que temía que llegara la noche, su vida se paraba, como todo, y tenía que esperar al comienzo del nuevo día para verla con mas claridad. Consultar sus problemas con la almohada nunca le dio resultado. Hubo noches, que en su quietud, agotada después de un duro día de trabajo, y satisfecha del deber cumplido, le sobrevenía el sueño sin que apenas se diera cuenta, un sueño dulce que la poseía y en la que dejaba de existir. Otras, en las que se sintió sola y lloró hasta quedarse exhausta, desahogando así su alma. Y aquellas en que esperó anhelante, para sentirse amada, aprisionada en besos y abrazos, en palabras de amor, caricias, y promesas, hasta quedarse dormida, con una sonrisa. También en las que feliz por empezar nuevos proyectos, nuevos viajes y sin cansancio alguno, apenas pudo conciliar el sueño. 

Y llegaba la noche y en su quietud, arrastrada al mundo de los sueños, se dejaba llevar.

Noches tristes, alegres, emocionadas, cortas, infinitas... Noches que ella guardaba, como un tesoro, en el cofre de su corazón.


Lola


19 comentarios:

  1. Cada noche nos sorprende con un estado de ánimo distinto y con las vivencias del día, que aunque parezcan rutinarias tienen algo diferente que nos hace sentir de otra manera. Con toda esa carga nos enfrentamos a las horas del sueño que muchas veces se niega a poseernos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Suele ser la noche el momento en que logramos más intimidad, tanto para bien como para mal, para plantear proyectos como para replantearnos la vida. A veces se sufre cuando llega, otras, se desea con intensidad!

    Un abrazo juevero...y muchas gracias por sumarte!
    =)

    ResponderEliminar
  3. Qué hermosa o qué terrible puede llegar a ser la noche.

    ResponderEliminar
  4. Tantas noches, como días vividos, y cada una, cargando con el ánimo, la expectativa, el sueño, el temor, etc, etc, y tantos etcéteras como vivencias podamos llevarnos al final del día.
    Muy buen compilado de emociones en tu relato, que se asemeja a las noches de cada uno de nosotros, que en el recorrido de la vida vamos acumulando lunas de distintas caras.
    Besos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  5. De noches hay tantas como días existen y unas se pasan peor que otras. Desde luego si pasa algo malo, muchas veces es por las noche, o al menos eso es la percepción que tengo. Las noches siempre cargan con los problemas del día y nos sirven para reflexionar sobre ellos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Noches de todos los colores, de todos los sabores. Muy bien detallada esta noche en tu texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como bien detallas existen noches de todos los colores, y cada uno de nosotros la vive de forma muy distinta.
    Me tenéis impresionada, tanto, que a punto estoy de cerrar la puerta y tirar la llave en las profundidades del mar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. muy beno el relato,muchas noches muchas risas,caricias y lagrimas.....pero deja un mapa donde aparezca lo de quince pasos al norte,dos al este .....y marca con una x donde se encuentra ese cofre .........un saludo

    ResponderEliminar
  9. Algunas son alegres, otras tristes, también cansadas y desde luego distraidas, cada noche es distinta, depende del resultado que haya dejado el propio día.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, hermanita, cada noche es una sorpresa aunque hay noches que no quieres sorpresas de tipo alguno, tan sólo... dormir :)

    Un beso.

    Mari Carmen Polo

    ResponderEliminar
  11. En la noche se agudizan todas nuestras sensaciones. Durante la noche tenemos sueños que nos producen miedo, euforia, angustia, etc. La noche invita a la reflexión, a la meditación, facilita el encuentro con nosotros mismos. La noche es nuestra aliada unas veces y nuestra más feroz enemiga otras. La noche siempre viene cargada de sorpresas.
    Bonito relato, Lola.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. soy un olvidador profesional...creo que lo sabes, loli...pero también te digo que soy un recordador de puntos profesional...me explico: recuerdo que alguna vez me dijiste que esto de escribir no era lo tuyo...ja y ja...eso es lo que digo yo a esto...
    por que resulta que escribiendo con la sencillez máxima, que describiendo sencillamente lo que al fin y al cabo son las noches de todos, ...resulta que has dejado una delicadeza de texto que para mí quisiera yo...
    he dicho, loli.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  13. Cada noche igual que cada día es diferente, aunque estoy de acuerdo es que algunas solo queremos dormir...
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. La noche efectivamente tiene una carga emocional especial. Un drama diferente al amparo de la oscuridad, del silencio y la distancia hasta el día.
    Pero como tu cuentas de forma clara y próxima cabe de todo, porque no es ni más ni menos que una fracción más de la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Todas las noches tienen un algo especial incluso las inmersas en la rutina. Algunas ademas son recordadas especialmente, esas son las quenos mantienen la esperanza de mejores
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Cada noche es un misterio por venir, lo has descripto a la perfección!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La noche es proclive a estos pensamientos y sentimientos entre otros de diversa índole.

    Y si se guardan así, son merecedoras de protagonismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. La noche nos tare el recuerdo del día y de la vida entera en un segundo. La noche es quietud exterior y movimiento interior.
    Muy chulo
    Besitos para ambas

    ResponderEliminar
  19. La noche nos da eso, liberar pensamientos, desahogar el corazón y acariciar el alma...

    Un beso

    ResponderEliminar