jueves, 15 de marzo de 2012

Este jueves un relato: Cine


.


Ir a ese cine de pueblo, con sus filas de sillas de enea, su gran pantalla de tela, en aquella tarde de domingo, como broche a un fin de semana.

Mis doce años, mi grupo de amigas, esperando a encontrarnos con los chicos y así, en pandilla, como cuando paseábamos por la calle principal, nos dirigíamos hacia allí. Con nuestras pipas, chupachups y regaliz. Una vez sentados, las chicas estaban delante, los chicos detrás. Entre ellos, el que te gustaba, y como eras correpondida, te sentías feliz.

La música animaba antes del comienzo de la película, y si la sesión se retrasaba unos minutos, protestas y silbidos.

Con ese nodo, que nos hacían tragar y a quien nadie interesaba, que intentabamos aguantar entre risas y comentarios. Y por fin, la película, aquella vez, El bueno, el feo y el malo. Sus personajes, sus paisajes del oeste, cabalgando a caballo sobre una tierra, ignorantes de que fuera, tan cercana a la nuestra, Almería. Y entre hombres violentos, muertes y enfrentamientos de los tres personajes, esa melodía que jamás olvidaré. Y no querías que pasara el tiempo, porque te sentías a gusto.

A la salida, solo te quedaba pensar en que al día siguiente tenías que madrugar para ir al instituto, al pueblo de al lado. Comenzaba otra semana, deseando que llegara, de nuevo, el viernes por la tarde.

Lola



17 comentarios:

  1. Me encantaban las sensaciones alrededor de la película; lo que no era cine pero solamente sucedía en el cine.

    ResponderEliminar
  2. Película inolvidable y sobre todo su música, que se ha hecho eterna como la película.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Con que poquito éramos felices...

    Un abrazo. O mejor, dos.

    Maat

    ResponderEliminar
  4. Tercera vez que paso (las dos primeras no alcancé a comentar porque tuve que dejar)
    La verdad es que han recreado muy bien el clima aquel que se vivía en las ciudades chicas donde el cine resultaba ser casi el único lugar de encuentro y sociedad -para todos los públicos- los fines de semana.
    Lindo post!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. una sensación maravillosa... de calor humano. un besito!

    ResponderEliminar
  6. Ayyy pareja, creo que dejé coment. ¿se lo habrá llevado la mujer pantera o el feo, o el malo? Imposible el bueno, que para algo es el prota.

    Sensaciones inolvidables en la retina, al fresco soportable cine de verano. Crecimos antes las pantallas y ellas nos dieron mucho, sueños, paisajes, historias, músicas, palabras.
    !Viva el cine! aunque sea en multisalas, mejor, más oferta, quien no se consuela es porque no quiere. Al empezar la semana tenemos el regustillo de la peli en la memoria ¿qué haríamos sin el cine?
    Gracias por tus sensaciones que conozco y comparto, besitos por duplicado.

    ResponderEliminar
  7. ste texto es fácil para mí de calificar: estampa d euna noche de evrano y en plena adolescencia...
    me gusta...sencillamente me gusta...escrito de manera breve, escrito con frase corat, casi a la forma de telegrama...y es que no hace falta más para describir una estampa típica de esa españa de caramelo y de cine de niños...
    eran tiempos que ya no volverán...en cierta manera es una pena, loli...pero lo pasado, pasado...
    viví esa época a mi manera...creo que todos los que tenemos una edad..23 años, eso está claro...de alguna manera sentimos nostalgia por esos cines y por esos niños que fuimos...
    medio beso, loli.

    ResponderEliminar
  8. Gratos recuerdos de la infancia y la adolescencia plasmados a través de las tardes de cine. Un relato lleno de nostalgia. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. En San Fernando de pequeño en verano íbamos día sí y día también al cine Madariaga, descubierto, con el cielo y las estrellas encima tuya;y disfrutábamos de las pelis del Oeste, de las de chinos, de aventuras, en fin, lo que fuera...
    ¡Qué maravillosa sensación, y qué buenas noches las allí pasadas!. Inolvidables!.

    ResponderEliminar
  10. Somos muchos los que aprendimos a amar el cine en esos cines de barrio o de pueblo, al aire libre, con sillas de anea, ambigú, pipas y altramuces, a pesar de que el cine era la excusa para pasar dos horas agradables en compañía de amigos o familia.
    Magnífica película de Sergio Leone, para mí tal vez la mejor de su famosa trilogía: El bueno, el feo y el malo, la muerte tenía un precio y por un puñado de dólares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Cómo no acordarme de aquellas tardes, Loli, lo pasábamos tan bien. Daba igual la edad que tuvieras, eran unos momentos estupendos. Y es que teníamos el cine para soñar y el parque para pasear. Y disfrutábamos de lo poco que teníamos a lo grande, ¿verdad?.

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  12. En San Fernando, los miércoles era gratis para la pareja, así que formábamos dos filas, y te arrejuntabas con una niña, pagábamos a medias o pagaba yo y para dentro.

    Un beso

    Pepita

    ResponderEliminar
  13. lindo y tiernos recuerdo que tienes y has reflejado en este escrito, de seguro no se han de olvidar

    ResponderEliminar
  14. Fué ayer y parece que es hoy, las pandillas reunidas para elegir película y de paso con suerte el chico que te gustaba al ladito, dos horas de sentirse realmente en el paraiso,cine, amigos y chico ¿se podia pedir más? Buenos recuerdos y buena película.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Siempre disfruto de tus recuerdos. Hoy no fue la excepción.
    besos jueveros, un domingo de sol.

    ResponderEliminar
  16. Es cierto quién no ha tenido una salida así al cine de adolescentes!!!
    Que bellos recuerdos, creo que todos nos pusimos nostálgicos con este tema.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué lindo! ¡Qué emoción, cuanta expectativa se creaba con la música, las luces que se apagan, las voces que se mandan a callar, los chistidos, el comienzo a toda pantalla, todo colabora a crear un clima de espectáculo sin igual!
    El tema de la pelicula, de Ennio Morricone me encanta, como otros de este autor
    Les mando un gran beso

    ResponderEliminar