martes, 25 de enero de 2011

Si se pudiera volver...

****


Trazos de colores sobre una pizarra que conoció mejores tiempos. Flores marchitas en un jarrón, durmiendo su sueño de polvo azul sobre un armario viejo.
Manchas de tinta en los pupitres.
En los dedos.
Y en los baberos.

Horas de silencio frente a la ventana de un invierno que rugía entre las ramas de aquellos árboles donde anidaba el viento. Viendo esa fotografía, me vienen a la mente tantos buenos momentos...


Niños aplicados, niños serios. Aprendiendo a restar los infortunios, a multiplicar las risas, a dividir el pan y el juego, a sumar el futuro. Tiempo que siempre recordaremos al mirar un mapa colgado en la pared - los ríos, las montañas, las comarcas, las ciudades, Cuenca, Barcelona, Teruel...

Lluvia, nieve, calor, recreos, patios y paseo, las niñas aquí, los niños al otro lado con sus propios juegos, risitas, cuchicheos, creciendo sin querer crecer, termina el almuerzo, date prisa que llegas tarde a la escuela, que ya son las tres...

Escuela de vida y placer.
Ser niño.
Ser niña, otra vez.

Si se pudiera volver...

Mari Carmen

4 comentarios:

  1. No regresa el ayer, ya paso, vive hoy intesamente porque el furo es incierto ¿cuando? ah

    ResponderEliminar
  2. Sí, Chus, eso hacemos, pero es imposible no sonreír pensando en aquel tiempo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡¡que lindura!!, puedo perfectamente asimilarme a tu escrito y a la imagen, seguramente no tan tranquilita, eso si, no volverà el pasado, pero definitivamente nutren nuestro presente esos maravillosos recuerdos.

    hermoso


    saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Querida Maricarmen, el ayer... fué mágico... el hoy y el mañana... oueden ser maravillosos.
    Besitos

    ResponderEliminar