viernes, 13 de diciembre de 2013

Este Jueves: Mamá, de mayor quiero ser...

 .


Mi hermana las llamaba larguiruchas y fue un regalo de una niña que conoció, y se hicieron muy amigas, en el nuevo puesto donde destinaron a mi padre.

Las guardaba en un maletìn negro charol. Una era rubia, esbelta, con ojos grandes y maquillados, labios rojos, unas bolitas naranjas como pendientes, y vestía un elegante traje de chaqueta y unos zapatos de tacón rojos. La otra era su hermana pequeña, y tenía una batita rosa y unos zapatitos blancos.



Venían con unas revistas pequeñas, donde se mostraba una amplia colección de vestidos y accesorios, que se podían comprar.

Elegantes vestidos de invierno y verano, preciosos vestidos de fiesta, de novia, sombreros, bolsos, guantes, collares, pendientes, gafas, zapatos...

Todo un símbolo de moda, belleza, elegancia, feminidad... 

Yo, a mis cinco años, soñaba con ser como ella, cuando me hiciera mayor.

Lola

19 comentarios:

  1. Vaya si me acuerdo de aquella larguirucha, jeje. Por cierto, lo que no recordaba, así de pronto, era que las llamaba así: larguiruchas. Te he dejado una foto de la que aún conservo, la hermanita pequeña, porque de la otra, y del maletín, hace tiempo que nos deshicimos de ellas. No recuerdo exactamente qué se hizo, supongo que los tiramos. Esta muñequita pequeña la he recuperado gracias a mamá, que la tenía guardada y me la ha dado.

    Creo, hermana, que todas hemos querido ser un poco barbies :)

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Un sueño muy normal en las niñas pequeñas y yo diría que también en las no tan pequeñas.
    Seguro que tú ahora la has dejado a la altura de una zapatilla.

    ResponderEliminar
  3. Las estilizadas muñequitas, pensadas y fabricadas para estimular la imaginación y el deseo de imitación de las jovencitas. Las Barbies han llegado a ser objeto de culto y coleccionismo.
    Esos sueños suelen durar lo que dura la niñez, aunque a veces las personas se resisten a crecer y ser mayores.
    Un abrazo, Lola.

    ResponderEliminar
  4. Nuestras muñecas!...vínculo y testigo de nuestros sueños!...fieles confidentes que nos acompañaron a crecer.
    Hermoso recuerdo!
    =)

    ResponderEliminar
  5. En ellas trasladábamos muchos sueños. Besito.

    ResponderEliminar
  6. La atracción que ejercen las muñecas en una, puede ser inimaginable. Claro, las niñas trasladan todas sus aspiraciones hacia ellas, llevándolas a "vivir" todo cuanto sueñan en juegos de roles... Y allí va una, prestándoles el alma mientras les damos la posibilidad de que cobren vida. Me has traído a la mente a mis viejas muñecas (muchas de ellas aún las conservo y fueron parte de los juegos de mi hija también).
    Besos!
    Qué bella la pintura de la portada! Te felicito Lola!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Muy lindas muñequitas a mi también hasta hoy me gustan mucho jajaja... siempre me han llamado la atención

    ResponderEliminar
  8. Preciado regalo y ese catálogo estaría manoseado de tanto mirarlo con esos ojitos infantiles. Me alegra de verte de nuevo por aquí. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Te imagino con tus preciosos ojos mirando embelesada ese catálogo, aún sigues admirando las páginas de vestidos que muchas veces nos pones para que las disfrutemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Muchas niñas han soñado con imitar a esas muñecas que eran el colmo de la perfección sensual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Yo les digo "las flacas" y jugué mucho con ellas. Me gustaba vestirlas, diseñarles ropa y hacer desfiles de moda. Tenía armada una casita y con mis amigas solíamos sentarlas a tomar el té.
    Tu relato me trajo muchos recuerdos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Jugar a las muñecas.... que ganas aun que me atacan!!! A las muñecas de papel.... que mis hijos varones no llegan a comprender de qué se trata...jajaj

    Preciosa reminiscencia ...

    besos

    ResponderEliminar
  13. Horas y horas dedicada a esos juegos con muñecas, !como te entiendo Lola!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Jugar a ser una de esas muñecas perfectas de sonrisa y ojos perfectos, y de vida perfecta, no es mala elección jajaja. Besote

    ResponderEliminar
  15. No es extraño en una niña de ocho años, querer parecerse a sus ídolos. Ser bella y elegante es
    primordial para toda mujer. i mas para una niña dulce y sensible.
    Saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
  16. otros tiempos donde la imaginacion y el no saber como aburrirse eran lo primero,cambiarles la ropa,regañarlas,reirse con ellas ..........a veces se echa de menos esos momentos

    ResponderEliminar
  17. Hola, hermana, ¿qué tal todo? ? Acabo de recibir una sorpresa: Juan se ha abierto un blog y me ha dejado un mensaje. Su blog aún no tiene puesta la primera entrada, pero sí la foto de cabecera. El blog va a estar dedicado a Fuentesaúco. A ver qué es lo que nos va dejando. Estoy deseando de verlo.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  18. Seguro que llegaste a ser más linda que tu muñeca..jaja. Siento mi tardanza...es que hasta mi blog tengo medio abandonado...falta de tiempo. Saludos

    ResponderEliminar
  19. Que niña no soñò maravillas, incluso cuando recortàbamos las mariquitas...¡bueno, a mi me tocaron!..


    Un cordial saludo, y reitero mis ya frecuentes disculpas por la casi total ausencia de los blogs amigos… Pareciera que el tiempo cada día jugara en mi contra o que me he vuelto una mala administradora de uno de los bienes más importantes que tenemos.

    Mis abrazos..

    ResponderEliminar