lunes, 17 de septiembre de 2012

Cartas


 
Porque hubo un tiempo en que esperaba con ilusión recibir una carta, tener noticias de la persona que amaba, de mis hermanos, de mis tíos y primos. Porque era el medio de comunicarnos pues llamar por teléfono no era algo de hacer a diario y los móviles aún no existían. Aún hoy, entre mis hermanos y en Navidad, nos enviamos cartas llenas de buenos deseos, bellas felicitaciones que voy conservando año tras año. Por eso es que el otro día, de regreso a casa, después del trabajo, me fijé en todos estos preciosos buzones en los que, hoy en día, ya solo recibimos cartas del banco, y bastante publicidad.

Lola

3 comentarios:

  1. Qué preciosidad de buzones, hermana. Me gustan muchísimo. Ya ves la de cosas bonita que tenemos alrededor, sólo hay que fijarse en ellas.
    A mi me encanta recibir cartas, y escribirlas, pero, como bien dices, esa hermosa costumbre se está perdiendo. Aunque aún nos queda la Navidad.
    Yo también guardo todas las postales navideñas, desde que tenía 12 años.

    Un beso, bonita.

    ResponderEliminar
  2. aunque quizas la ilusion de la espera,la alegria de ver el sobre en el buzon.....quizas era el todo la ilusion ,la esperanza y la alegria de las palabras de quin nos quiere ,nos aprecia y siempre el comienzo ,mi querido.... mi adorada,etc......jamas cupo tanta magia ,tanta alegria en un sitio tan pequeño.

    ResponderEliminar
  3. Loli, se ve que más por el mundo con la mirada bien dispuesta, cuántas veces pasamos por los sitios sin ver nada!. Yo voy como tú, sorprendiéndome de mil cosas a mi paso por las calles y la cámara siempre a mano. Nadie puede decir que somos unas pasotas.

    Un beso, Leonor.

    ResponderEliminar