lunes, 4 de enero de 2010

Entre ríos y pinares.

****

Esta entrada está dedicada a mis padres y a mis hermanos Mari y Juan.

**********

En ocasiones he visto a mi marido utilizar la búsqueda de una dirección en google, vía satélite, para ver algún lugar donde teníamos que viajar, pero el otro día, al llegar del trabajo, me llamó entusiasmado para que viera algo. Me enseñó una fotografía donde se veía nuestra barriada y nuestro viejo coche, un renault 19, aparcado justo enfrente del bloque de pisos donde vivimos. Después de 17 años, y de darle de baja, no teniamos ninguna foto de él.

- ¿Y esta foto?
-La he sacado del Google Earth. Mira, puedes ir moviéndote por todas las calles... ¿quieres ver tu pueblo?...

Y allá nos fuimos, a Nueva Carteya (Córdoba), e hicimos una foto de la calle donde viven mis tíos. Curiosamente mi tía Eladia estaba hablando con una vecina...

Para mí es algo nuevo, sorprendente y divertido. Puedes ir a cualquier parte del mundo. y capturar la imagen que más te guste, del lugar que tu quieras. Es mi oportunidad de volver a pasear por los distintos pueblos en los que hemos vivido y que sé que posiblementre no visitaré nunca más.

Como he disfrutado de unos días libres, y la lluvia nos ha acompañado, me he dedicado a viajar por el Google Earth...

Hacía tiempo que andaba buscando fotografías de Coca (Segovia), lugar donde habitamos durante cuatro años, desde mis ocho a mis once. Fueron unos años inolvidables.

Aquí os enseño algunas fotos del pueblo...





Nuestro querido cuartel, mi casa, con su patio interior rodeado de árboles, con las puertas de las casas llenas de macetas, hermosos geranios de distintos colores, pendientes de la reina, cóleos, cintas... Con sus jardines, sus dalias y enredaderas de campanillas, que eran la admiración de todo el pueblo.

Al pasear por sus calles me imagino yendo a la tienda de Feli, a comprar una casera, o hacia el castillo de los Fonsecas, majestuoso y bello...





... o al colegio, con mi cartera y mi uniforme de faldita gris tableada, camisa celeste y mi rebeca azul marino, y más tarde al instituto, con mis libros en la mano, en busca de mi amiga Paloma, hablando del Un, dos, Tres, Responda Otra Vez, o comentando que iba a salir voluntaria para decir la lección en la clase de ciencias de Don Leoncio...





... a la iglesia, con mis amigas, los domingos con mi ropa nueva, y luego a dar un paseo al parque, para terminar jugando por los torreones del castillo...





... a la plaza mayor, a disfrutar del baile en las fiestas, y de las atracciones...





... al río, a bañarnos a partir del 18 de Julio. Nuestro querido Eresma con sus aguas cristalinas y cantarinas...





... al pinar, para ir a merendar, respirar el aire puro y disfrutar de aquellas tortillas que sabían a gloria, cantando, contando historias, mientras íbamos y veníamos, y también, cómo no, cuentos o cotilleos del pueblo...





Recuerdo, igualmente, el frío que hacía en invierno y los muñecos de nieve que hacíamos en el patio del cuartel. Imposible olvidar aquel gozoso tirarnos bolas, las manos heladas, las mejillas rojas, o cuando resbalaba y caía al suelo, al helarse la nieve. De lo calentito que se estaba en nuestro salón, con la estufa de serrín, y de la cocina donde cocinaba mi madre con leña. Y así tantos y tantos recuerdos que la evocación del nombre Coca hace que afloren desde mi alma.

Veo mi niñez en esas calles, donde vivirá por siempre. Una niñez despreocupada, hermosa y, qué duda cabe, feliz...

Loli

4 comentarios:

  1. Coca... ¡Cuántos recuerdos hermosos! La mejor época de toda mi vida. Han pasado los años y continuo sintiéndola tan cerca, tan cerca...

    Un beso, hermana :)

    ResponderEliminar
  2. Pero que maravilla!!!!!!
    Eso es fantástico, yo ne visto los sitios desde el satélite, pero no con fotos y todo.
    Vpy a probar,
    Gracias por el paseo y por enseñarme esta nueva forma de pasear.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Gracias Luna por el comentario. Espero que disfrutes tanto como yo con el Google Earth.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Al ver la foto me ha sonado conocido. Nosotros veraneamos cerca de Cuéllar, y al leer lo delo spinares...
    Un beso.

    ResponderEliminar