sábado, 21 de noviembre de 2009

Sentirse Libre (IV)

******




Seis de la mañana. Amanece despacio. La suave luz atraviesa el cristal, recorre mi cama y de fondo el despertador. Ya en la ducha, oigo la cafetera. Siempre me gustó el olor a café recién hecho. Cierro los ojos y recuerdo mi niñez, a mi padre ...Qué lejos queda todo. El reloj me devuelve a mi realidad, se difumina de golpe mi ensueño y comienza la carrera: gente, coches, ruido, compra el periódico, preguntas al Antonio, el dependiente, ¿qué tal las cosas ...?

Sigues, atraviesas la ciudad en el bus, las mismas caras, son como de la familia, hablas con ellos, respiras su aire, pero a veces algo ocurre que te llama la atención, un gesto, una sonrisa fingida, un algo de tristeza en sus ojos y es entonces cuando en lugar de ir a lo tuyo, mirar para otro lado, preguntas, ¿qué te pasa?

Desde pequeño me ocurre. Con mis amigos, con cualquiera que se cruce, siento sus mas hondas preocupaciones, busco en el fondo de su ser a través de sus ojos. No es un don, no es magia, es fruto de años de estar callado y de observar. Sólo eso. Llegas al trabajo, las horas caen una, otra, rutina, llegas a casa ... Así día tras día. No fue desidia lo que me condujo a este remoto lugar, ni tampoco el hastío de una vida monótona, ni batallas perdidas en el amor. Sucedió algo más simple. Hace falta poca yesca para prender el fuego del desconsuelo. Ocurrió un día al levantarme. Miré por la ventana, cientos de personas deambulaban de un lado a otro, era sábado, nadie llamó para tomar café, nadie de los muchos que poblaron mi vida, nadie tocó en mi puerta, ninguno de los que alguna vez ayudé, nadie. Me contemplé en el espejo y por primera vez miré dentro de mis ojos: oscuridad y vacío. Sentí envidia de los que están solos pero que al menos se tienen así mismos. Pesaba como una losa, me iba desgarrando cada vez más. Tanto tiempo oyendo a otros y jamás ninguno preguntó ¿cómo estás, eres feliz, en qué te puedo echar una mano...?


Viajé con poco, pues nada quería de una vida que dejas. Descubrí este lugar por casualidad. Decidí mudar mis penas y olvidarlas con el olor a mar y confiar en que el viento terminara de dispersarlas.

De un tiempo a esta parte soy capaz de mirarme al espejo. Puedo ser yo sin miedos ni ataduras. Ahora soy libre.

Loli

6 comentarios:

  1. Todos, a lo largo de la vida, sentimos momentos de soledad.

    Hay muchas personas, que tienen una facilidad natural de dar, de entregar, de preocuparse de los demás...
    Pero no todos son así, y hemos de aprenderlo.
    Y en los momentos de tristeza, nos encontramos con la soledad.
    Pero como dice la bella canción de Mecano, Mujer contra Mujer: Y con sus pedras hacen ellas una pared...
    Que esas experiencias te sirvan para hacerte un traje impermeable a las torpezas ajenas.

    La vida, al final pone a cada uno en su sitio.
    Y estoy segura que la vida te recompensará con creces...

    Ser libre es lo mejor que te puede regalar la vida, aprovéchalo y que nadie te lo pueda arrebatar.
    Unbesito

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado estupenda la entrada, Loli. Me gusta mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias,Luna.Me encanta tenerte por aqui.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. sensillamente maravilloso, ya te lo dije que sería buena la historia que habías comenzado y que te llevaría a ser feliz. Qué bonitas palabras has dejado para leer. Son muy gratificantes y llegan hondo. Hacen querer encontrar esa libertad y ese bienestar que todo el mundo desea que le llegue algún día para gritar a los cuatro vientos: " SOY LIBRE ".
    Prima, un besazo muy grande de tu primer admirador. un beso guapa.

    ResponderEliminar
  5. Hola Loli.
    Acabo de leer tu entrada y no he podido dejar sin leer las anteriores, me han parecido magníficas.
    Me gusta como describes las situaciones cotidianas, las reflejas perfectamente, con esta entrada has hecho que tenga ganas de salir yo también a buscar un lugar de ensueño como el de tu relato y desde él grite "ahora soy libre"
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar